El bateo se quedó en Jalisco

18 marzo 2017

Los criollos fletaron 23 carreras en México, pero solo suman dos remolques en San Diego

CARACAS.- Arremetida. Eso era lo que se esperaba de la ofensiva venezolana en el IV Clásico Mundial de Beisbol. Sin embargo, aunque los batazos salieron en Guadalajara, Jalisco, parecen haberse quedado de vacaciones en el país azteca.
Para la segunda ronda del torneo, los maderos criollos se apagaron. ¿Realmente se extinguieron o nunca se prendieron? Es una interrogante interesante, pues en la primera instancia se midieron ante México e Italia, además de Puerto Rico. Pero los brazos aztecas y europeos no parecen tener el mismo nivel que los de los dominicanos y estadounidenses; los países que ya los derrotaron en la ciudad de San Diego, ni al del pitcheo de los boricuas, con quienes se enfrentarán esta tarde.
Aunque en México remolcaron 23 carreras en cuatro compromisos, 5.75 rayitas por cada enfrentamiento, quizás por las características del estadio, en San Diego los bates no han respondido de igual manera cuando más lo necesitaba la selección, ya que el pitcheo parece haber enderezado. “No nos salió el batazo oportuno. En ese inning tuvimos hombre en primera y tercera, Énder Inciarte bateó para dobleplay”, dijo el mánager Omar Vizquel a ESPN.com, luego de ser blanqueados por República Dominicana.
Grande, así se veía el bateo desde antes de iniciar el campeonato. Y respondió, tarde, a esa etiqueta en México. Sin embargo, en esta instancia crucial, la ofensiva de Miguel Cabrera, Víctor Martínez, José Altuve, Carlos González y compañía no ha carburado. Quizás hasta sea tarde para que lo hagan.
Apenas han logrado remolcar par de rayitas durante los dos careos que han disputado en la segunda fase de la competencia y ligan para .167 (de 18-3) con corredores en bases, mientras que con en hombres en posición de anotar conectan para .200 (de 5-1).
Después de todo parece que la ofensiva de Venezuela ha sido el factor que más ha fallado en el momento clave. Lo grave es que eso era precisamente la carta de presentación de la delegación que más pelota juega en América del Sur.
Ostentar un lineup de lujo como el de Venezuela, con tantas figuras, no es fácil, pero es menos hacedero aceptar que no han podido encontrar la fórmula para descifrar a los lanzadores rivales para regalarle alegría a Venezuela.
Solo queda esperar un milagro, tal como pasó en México hace unos días, para ver si los criollos avanzan nuevamente a semifinal, como en 2009.

Fuente: LiderEnDeportes.com – Beisbol

Lea el artículo completo aqui: El bateo se quedó en Jalisco